Buscar

Es un edificio de mediados del siglo XVII que ostenta orgulloso su fachada de cantera gris. En su interior neoclásico puede verse a Cristo presidiendo un altar blanco laminado en oro, y a sus costados se hallan, por supuesto, San Pedro y San Pablo. Antes de abandonar la iglesia hay que detenerse en la Capilla de Guadalupe y admirar los cuadros virreinales con leyendas en náhuatl, así como el asombroso techo de madera de cedro.

0 reseñas para Parroquia de San Pedro y San Pablo

Califica tu experiencia y deja tus comentarios

¿Cómo fue tu experiencia?

angry
crying
sleeping
smily
cool
Buscar fotos

Tu reseña debe tener al menos 140 caracteres para ser útil para todos

Your request has been submitted successfully.

building Own or work here? Claim Now! Claim Now!